viernes, 10 de mayo de 2013

Calzada romana y senda Nestares




Una avería en mi YT me obligaba a hacer la ruta de hoy con la Trek, así que propuse que hiciéramos una de las rutas que teníamos pendientes y que no tenía grandes dificultades técnicas, aunque sí un gran atractivo por el recorrido.

Algo más tarde de lo previsto, porque me levanté más tarde de lo previsto, porque me acosté más tarde de lo previsto, iniciábamos la ruta en Viguera, y ya el calor empezaba a notarse, preludio de que la mañana iba a ser calurosa. Así que ligeros de ropa empezamos a atacar las rampas que nos dejarán en el collado justo debajo del castillo de Viguera. 
 
Pero en vez de continuar por el trazado habitual, seguimos subiendo por una senda que desemboca en un camino y que nos lleva hasta la cota de 1000 metros,

momento en el que dejamos el camino y comenzamos a bajar por otra senda.

Esta senda nos deja en unos impresionantes cortados de unos 30 metros donde la senda se convierte en un empinado descenso por zona de rocas sueltas. Llega el momento de la verdad: ni las ruedas, ni la tija alta, ni las suspensiones aconsejan tirarse, pero ya que estamos…..

Superada con éxito la dificultad alcanzamos la calzada romana y es cuando vemos el desastre: alguien ha ensanchado la senda hasta hacerla transitable con quad, y no ha tenido reparos en cortar robles, boj, mover tierra, etc. Un destrozo, como puede apreciarse en la siguiente foto.

Continuamos pedaleando con una mezcla de cabreo, rabia, impotencia y tristeza por ver cómo un paraje tan bonito, que tanto ha costado recuperar, que se debería potenciar para disfrute de todos, ha sido destruido sin ningún tipo de miramiento.

Afortunadamente, unos km. más adelante el rastro de la destrucción se desvía hacia el río Iregua y a partir de entonces la senda continúa como antes. Podemos ver las aulagas poner nua nota de color en el paisaje

y los hayedos la suya

Intentando olvidar lo pasado, comenzamos a disfrutar del recorrido.

Mientras, el calor se alía con la humedad del terreno haciendo que a ratos el ambiente sea algo asfixiante, pero puede más el disfrute.

La senda en este tramo sigue estando perfecta.
Tras una parada para reponer fuerzas, iniciamos el descenso a Torrecilla. Con un puntito de envidia dejo a mis amigos ir delante y me prometo que pronto volveré a hacer esta senda con la otra bici.

Una vez en Torrecilla, cogemos agua y ponemos rumbo a Nestares. Aunque es en continua subida, los paisajes que vemos son preciosos en esta época del año y no podemos evitar parar y hacer unas cuantas fotos.

Continuamos por un camino que al poco está totalmente impracticable con una mezcla de agua, barro y estiércol, por lo que lo abandonamos. La presencia de un vallado nos obliga a dar un rodeo a pata que termina en un mar de aulagas en plena floración.

Después de más fotos

regresamos al camino que se convierte en una empinada senda que nos hace retorcernos sobre nuestras bicis.

El esfuerzo se ve recompensado por las vistas que tenemos del valle del Iregua, y es que volvemos a rozar la cota de los 1000 metros.

Algún paso de cierta dificultad técnica pone el punto de emoción a la ruta, que está siendo espectacular al recorrer la senda por una zona abierta.

Poco a poco la senda empieza a discurrir por un encinar y, aunque se aprecia que la han limpiado de maleza recientemente, aún no está muy pisada y el pedaleo se hace más duro.

Cuando la senda se interna en el robledal, las huellas de las vacas en la tierra algo fangosa hacen que el avance sea aún más difícil, prefiriendo a veces rodar fuera de la senda.

Finalmente alcanzamos el hayedo, que luce sus recién brotadas hojas.

Después de un breve descenso alcanzamos un camino que discurre por el hayedo 

y que bajamos rápidos porque tenemos mono de velocidad después de tanto sendeo.

Como es muy tarde decidimos dar por terminada la ruta y bajamos directamente a la carretera a la altura de Panzares, continuando hasta Viguera y dejando para otro día el resto de la ruta prevista.

2 comentarios:

  1. Otra ruta con nuevas sendas, y otro éxito! Que no decaiga, este finde más!

    ResponderEliminar