domingo, 11 de mayo de 2014

Hoyo Mayor



Sierra Cebollera es una de mis zonas favoritas de La Rioja, y los hoyos, lugares emblemáticos para mí. Quería compartirlos con mis amigos y decidí organizar una ruta a Hoyo Mayor.

Hoy se incorpora Fernando, gran conocedor de la montaña riojana y gran ciclista, y Marco, ciclista lusitano de paso por La Rioja.

Comenzamos remontando el sorprendente Barranco de Las Rameras, rodando sin prisa por la pista admirando el colorido del hayedo.

La pendiente poco a poco va aumentando

hasta que desaparece ante el asombro de los que iban por delante. Sus sospechas se ven confirmadas cuando les digo que el camino continúa por una senda cerrada que, en fuerte pendiente, se interna en el hayedo.

La pendiente es elevada y el firme muy irregular, lleno de piedras, pero está seco y agarra bastante bien, así que intentamos subir montados el mayor tiempo posible.
Foto de Sergio
Lo que no impide que, tras rodar unos cuantos metros a pleno rendimiento, todos tengamos que echar pie a tierra y continuar con la bici al hombro para cruzar un canchal.

Tras otro tramo en el que podemos pedalear 

llega el último repecho a pata hasta alcanzar la Pista de los Sillares.

Cuando les digo que ni a izquierda ni a derecha, que hay que continuar por la senda que nace justo enfrente no puedo evitar una sonrisa ante las caras de mis amigos. Esto es enduro, chicos!

Comenzamos a rodar por esta dura senda que sigue ganando altitud.

Y al cabo de un rato a la sonrisa le sigue la decepción y la rabia: al igual que en Junio del año pasado, las labores de saca de leña han continuado con el consiguiente destrozo: este tramo de senda está literalmente barrido.

A esto hay que añadir la cantidad de árboles abatidos por las tormentas de este invierno, árboles partidos por la mitad como palillos. No quiero ni imaginarme cómo será vivir una tormenta como ésas en pleno bosque.

Afortunadamente, tras unos 800 metros la senda reaparece intacta, aunque con muchas ramas, algunos árboles cruzados y muchos más caídos a ambos lados.

Y llegamos a las campas de Chichirri, desde donde podemos intuir las cumbres de Cebollera hacia donde nos dirigimos.

Continuamos hasta el Alto del Achicarre e iniciamos el descenso hacia la ermita de Lomos de Orio. La naturaleza reclama lo suyo y poco a poco va borrando las huellas del destrozo provocado por las máquinas el año pasado. Alcanzamos la senda y descendemos rápidamente hasta la ermita.

Después del gran esfuerzo todos agradecemos este tramo de divertida bajada.

Reponemos fuerzas en la ermita y continuamos subiendo por la pista.

El ascenso es cómodo y poco a poco vamos ganando altura,

y al poco rato ya podemos ver a lo lejos nuestro objetivo.
 
Pero nuevamente les tenía preparada una sorpresa. Nuevamente sonrío ante sus caras: Es por aquí?

La senda que sube a Hoyo Mayor tiene un inicio de escasa o nula ciclabilidad por la fuerte pendiente y por un firme plagado de piedras. A lo que hay que añadir la presencia de numerosos árboles abatidos por las tormentas invernales.

Mientras ascendemos caminando apartamos del camino cuantos árboles podemos.

Al poco rato llegamos a una zona donde la pendiente se suaviza algo y el firme es de hierba y podemos continuar pedaleando.

Al poco rato salimos del pinar y subimos por unas praderas con fuerte pendiente 

y llegamos a las estribaciones de Hoyo Mayor, donde el pasiaje es más alpino,

y podemos ver cara a cara al pico Cebollera vigilando desde las alturas.

Tras un último esfuerzo

llegamos hasta Hoyo Mayor, donde descansamos y comemos algo mientras disfrutamos de las hermosas vistas de este antiguo circo glaciar, en un día perfecto para el disfrute de la montaña.


Como en toda buena ruta, lo mejor estaba al final. Así que nos ponemos las protecciones y comenzamos a bajar por donde habíamos subido hasta volver a la pista.

Unos pocos cientos de metros de relax antes de acometer el descenso por la senda que discurre paralela al arroyo Puente Ra. Una senda muy técnica balizada por mojones de piedras

y plagada de piedras que obligan a estar muy atento a la trazada.

La senda se interna en el hayedo,
Foto de Sergio

donde se alternan tramos con escalones

con zonas de piedras

y con otros algo más rápidos.

Cruzamos el arroyo y la senda se convierte en pista, pero les aviso que no corran demasiado por la casi segura presencia de caminantes y para que no se salten los lugares desde donde se ven las cascadas.
Foto de Sergio

Afortunadamente me hacen caso y podemos hacernos unas bonitas fotos

posando "casualmente" en las cascadas

y no asustar a los caminantes.

Una última foto junto a la cascada grande y reemprendemos la bajada.
Una caída muy aparatosa se salda afortunadamente con alguna que otra magulladura y un pinchazo, y seguimos sin mayores contratiempos.

Otra completa ruta con subidas exigentes, bonitos parajes y bajadas técnicas, y su merecida cervecita para comentar la ruta. Excelente día con amigos!!

2 comentarios:

  1. fernando "ruso"13 de mayo de 2014, 22:00

    creo que te has dejado de poner alguna foto de la ermita de lomos de orio

    ResponderEliminar
  2. Quería poner una pero no tenía ninguna. Habrá que volver y subsanar el error.

    ResponderEliminar